Your address will show here +12 34 56 78
Internacional, Regional

La Santa Sede ha enviado 38 respiradores a 9 países por medio del correo diplomático, una fórmula que ha sido posible gracias al carácter soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano y que ha permitido la entrega rápida y segura de este indispensable material sanitario para combatir la pandemia de coronavirus.


El envío se realizó ayer jueves 17 de junio desde la Limosnería Apostólica por medio de las nunciaturas apostólicas presentes en los países beneficiados.

En concreto, se han enviado 6 dispositivos a Brasil y otros 6 a la India, 5 a Argentina, 5 a Colombia, 4 a Chile, 4 a Sudáfrica, 3 a Bolivia, 3 a Siria y 2 a Papúa Nueva Guinea.


Serán también las nunciaturas apostólicas en estos países las que se encarguen de organizar la distribución de los respiradores en los diferentes centros sanitarios que los necesitan.

El objetivo de esta donación es contribuir a frenar la pandemia en aquellas zonas del mundo con menos recursos para desarrollar adecuadamente las campañas de vacunación o para ofrecer un tratamiento adecuado a los enfermos.

En un comunicado de la Limosnería Apostólica se señala que “mientras que en los países más ricos la campaña de vacunación se desarrolla con intensidad, la emergencia sanitaria sigue desarrollándose con fuerza en muchas de las zonas más pobres del mundo”.

Además, la Limosnería Apostólica ha impulsado también la iniciativa “vacunación cancelada” destinada a los pobres de Roma y de las regiones que con más dificultades están viviendo la crisis sanitaria y social causada por la pandemia de coronavirus.

 

0

Reflexión, Regional

Queremos darte a continuación 4 grandes enseñanzas de San José y la Virgen María que podemos aprender sobre el matrimonio.

 

  1. San José y María trabajaron por la unidad en su matrimonio.

 

Desde el momento en que se casaron, San José y María siempre se mostraron juntos en la Biblia. Estuvieron juntos en el viaje a belén, en el establo en donde nació Jesús, cuando dedicaron al Divino Niño Jesús en el templo. Y también en las calamidades estando como refugiados que escapaban a Egipto huyendo de la muerte.

 

El matrimonio será más fuerte cuando se elija enfrentar toda adversidad con su cónyuge. Nunca pierdan de vista la unidad de su matrimonio, San José  y María nos enseñan que el matrimonio es un compromiso para toda la vida.

 

  1. San José y María confiaron en Dios y el uno en el otro.

 

Antes que San José y la Virgen María se casaran, Dios envió un ángel para que se le apareciera a San José, y a María, otro ángel con el anuncio del mensaje de salvación. Después de casarse, en las dos ocasiones en que Dios necesitaba enviar un mensaje importante, solo se lo dijo a San José a través de los sueños.

 

En el matrimonio, Dios da visiones a uno de los cónyuges y deben confiar el uno en el otro lo necesario para que ambos acepten el llamado. María confió en Dios para dar a luz al Mesías aunque era virgen. San José confió en Dios para casarse con una mujer embarazada y comenzar su matrimonio como padre putativo de Jesús.

 

  1. San José y María se enfrentaron a las dificultades con fe y perseverancia.


De la infinidad de enseñanzas del matrimonio que nos enseñan José y María, una de ellas es la fortaleza. Su matrimonio era fuerte porque se enfrentaban juntos a todos los desafíos y confiaban completamente en Dios. Como San José y María, su matrimonio no se definirá por el tamaño de sus luchas, sino por el tamaño de su compromiso con Dios y del uno con el otro.

 

  1. San José y María se enfrentaron a duras críticas.

 

San José y María, desecharon las críticas y siguieron la voluntad de Dios. Todos tendremos críticas en nuestra vida, sobre todo, de personas señalando los problemas en nuestro matrimonio, o de aquellas personas intentando alentarnos a una separación cuando se presente la más mínima falla en un cónyuge. Haga como San José y María, sigan el corazón de Dios. No dejen entrar calumnias, críticas u opiniones malsanas de los que no buscan el bien para tu matrimonio.

Como San José y María, usted y su cónyuge solo podrán cumplir su propósito de vida y matrimonio cuando elijan tener fe en Dios y en el otro.

 

Fuente: Píldorasdefe.

 

0